Paysandú : dramático testimonio de padre encadenado por adicción a las drogas de su hijo

Desde hace 5 años Walter Rivero y su esposa viven una compleja situación con su hijo, que sufre adicciones a las drogas y desarrolló luego una esquizofrenia aguda, por la que han debido denunciarlo, pidiendo por su internación compulsiva y tratamiento médico, ya que solos en su casa no logran hacer frente a la dura batalla. La falta de respuestas y demora en notificaciones por parte de la Policía en Paysandú causó que Rivero –policía retirado– se encadenara frente a la sede de la Unidad Especializada en Violencia Doméstica y de Género en la capital sanducera.
En diálogo con el diario de Paysandú El Telégrafo, Rivero contó que “el 17 de noviembre hice una denuncia en Violencia Doméstica por mi hijo que es adicto a las drogas y pidiendo apoyo para internarlo porque ya me pegó dos veces y tuvimos unos problemas en casa. Anterior a eso ya le habían hecho una internación compulsiva, pero el Dr. Curbelo no le dio más entrada y tuve que hacer otra denuncia. A los 5 días de la nueva denuncia fui a Violencia Doméstica a ver si había alguna novedad, donde me dicen que la jueza había decidido que lo iban a notificar a mi hijo que debía empezar el tratamiento urgente”. Referente a eso, “pasaron 45 días y nunca lo notificaron. El 6 de diciembre mi hijo se quiso ahorcar en casa, vino la policía y logramos internarlo. Entonces yo me pregunto: Cuando hay una resolución judicial ¿hay que esperar 45 días para que le comuniquen a la persona que está la orden para que haga un tratamiento?”
Rivero comentó que no sabe si se trata de “un problema de la Policía” que no notifica a tiempo o “de la Justicia”.
“Pero me enojé, me indigné porque la venimos luchando hace años siempre por la vía correcta y me encadené como forma de reclamo. Porque lamentablemente hay muchas familias, muchos padres, pidiendo apoyo por las adicciones y como son drogadictos –porque así los llaman cuando en realidad son enfermos–, es que tenemos tanta joven tirada en la calle, durmiendo en las plazas y todo lo que vemos en Paysandú. Por ese motivo pido que cuando una persona, un padre, una madre, un familiar pida ayuda por favor se nos escuche. Lamentablemente mi hijo tiene hoy 25 años y está perdido porque tiene esquizofrenia aguda”, indicó.
En tanto, indicó que debería cambiar el método de atención al entorno de los adictos. “Cuando vamos a denunciar, pido que se nos escuche, se nos atienda y se nos asesore y que nadie más tenga que pasar por esto tan horrible”.
“Si mi hijo se hubiera quitado la vida yo le gano un juicio al Estado de punta a punta, y yo no quiero hacer plata con la muerte de mi hijo, pero ¿qué tengo entonces qué hacer si no actúan como se debe? Si no notifican a una persona de una resolución y solo me entero porque voy a preguntar. No me queda otra que ir a reclamar o hacer justicia con mis propias mano porque te gana la impotencia, la rabia y la falta de responsabilidad de la Policía de Paysandú. Yo soy policía retirado, supe y sé lo que me corresponde hacer. Trabajé 21 años en la Policía –muchos años en Investigaciones– y 10 en el Ejército, y conozco muy bien el paño. Y lamentablemente los tratan como un drogadicto más. Lo que pido es mayor compromiso y al gobierno nacional que por favor cambien las leyes, que se pueda hacer una denuncia e internarlo porque si ellos no quieren internarse, no lo hacen y eso no debe ser así”, dijo el apesadumbrado padre.

  • Tomado de El Telégrafo

A %d blogueros les gusta esto: