Paysandú : diez detenidos por narcotráfico

En la víspera, un importante despliegue de personal de la Jefatura de Paysandú concertó una serie de allanamientos en procura de dar un golpe al narcotráfico y otras vinculaciones que derivaron en la detención de 10 hombres, uno de ellos con un pasado vinculado al proxenetismo –aunque con una pena que cumplió en Europa y ya extinta– y otro conocido empresario del rubro automotor.

La denominada “Operación Vectra” es realizada “100% por policías de la Jefatura local junto a Fiscalía Letrada de 1er. Turno”, dijo una alta fuente a al diario sanducero El Telégrafo. Luego de varios meses de intenso trabajo de campo y recolección de indicios, la fiscal Carolina Martínez logró la orden de la Justicia para efectivizar los allanamientos que fueron realizados en fincas particulares de distintos barrios, así como en una automotora ubicada en la zona de República Argentina. Tal vez por tratarse de puntos más cercano al centro y al tránsito de personas, denotó mayor atención el ocurrido cerca de las 10.30 en una vieja casona de Florida y Libertad, donde funcionaba hace años un bar y prostíbulo. Desde allí, los uniformados –ataviados con pasamontañas y prendas de uso táctico– ingresaron a la casa de J.P.S, de 61 años, desde donde incautaron plantas de marihuana de diferente tamaño y elementos utilizados para su cultivo, secado y posterior distribución. Tanto el sexagenario como uno de sus hijos fueron trasladados desde el lugar esposados. Dos horas después, a pleno mediodía, mientras en otros puntos se continuaba con iguales procedimientos, la fuerza integrada por la Brigada Departamental Antidrogas con apoyo de otras reparticiones, entre ellas el GRT, y usando armas largas, irrumpieron en una automotora de avenida República Argentina donde detuvieron a uno de los responsables del lugar y a otro hombre. Allí, se inspeccionó una SUV Volkswagen Tiguan, empadronada como IAF 6234, y luego en el interior de la firma comercial se hizo lo mismo en un automóvil.

Los operativos permitieron la incautación de importante suma de dinero que se presume sea malhabido y no se descarta que esté vinculado al lavado de dinero; otras sustancias y armas de fuego, entre otros elementos. Hoy, por su parte, se llevará a los detenidos –cuyas edades rondan entre los 20 y 26 años– a declarar ante la Justicia.

  • El Telégrafo

A %d blogueros les gusta esto: