Paysandú : homicida había enterrado a la mujer en el fondo de su casa

El agresor, del que su madre se había separado porque ejercía violencia, la enterró en el fondo de su casa.

Shakira Morales, de 20 años, estaba desaparecida desde el 20 de mayo. Era buscada por la Policía, que emitió un comunicado para solicitar apoyo a la población el 27 de mayo.

Shakira fue asesinada y este martes su cuerpo fue encontrado semienterrado en el barrio Curupí, en Paysandú. Su padrastro, un hombre de 36 años, confesó ser el autor del crimen e indicó dónde estaba enterrada. Inicialmente había dicho que se había ido a Salto “a changar”.

Según informó a Telemundo el jefe de Policía de Paysandú, Eduar Alvez, el cuerpo estaba en un pozo de 80 centímetros de profundidad en el fondo del predio donde vivía el hombre. Entrevistado por Subrayado, el hermano de la mujer asesinada dijo que se habían mudado porque el hombre ejercía violencia contra la madre de ambos y que supone que Shakira, que era quien tenía mejor relación con el agresor, se habría acercado al lugar para pedirle algo.

El hombre está detenido, a disposición de la Justicia. Según informó Subrayado, el hombre tiene cáncer terminal. Se espera por las pericias para saber cómo la mató. La Fiscalía de Paysandú, con la fiscal Cecilia Irigoyen a cargo del caso, lleva adelante la investigación.

Este es el decimoséptimo femicidio en lo que va del año. En 2021 aumentaron los femicidios y se repitió la cifra de 2019: 25 casos

INCENDIAN PRECARIA VIVIENDA DEL ASESINO

Una vez conocida la noticia del hallazgo de Shakira Morales, vecinos de la zona -que conocían a la víctima desde hacía varios años– mostraron su indignación con el desenlace. Mientras la Policía aún trabajaba en la escena, se escuchó el rumor de que querían “prenderle fuego a todo”. La amenaza a fin de cuentas terminó cumpliéndose pasadas las 18.30, ocasión en que el periodista del diario sanducero EL TELEGRAFO efectuaba una recorrida por la zona. Una importante columna de fuego podía divisarse desde Antonio Estefanell y la Costanera, y al acercarse se comprobó que se trataba de la finca del autor del macabro crimen, donde ya se encontraba trabajando una dotación de Bomberos. “Más vale que íbamos a prenderle fuego a todo. Es un hijo de puta que tenía a la gurisa ahí”, dijo una vecina que observaba a pocos metros con una bebé en brazos.

*La Diaria – El Telégrafo