45 años de prisión para autora del «crimen de los docentes»

Ocurrió en el año 2013. La mujer encargó el asesinato de su cuñado y la esposa de este, y ultimó ella misma a su sobrino de 2 años.

Ocurrido en agosto de 2013 en la ciudad de Rivera, el caso conmovió al país por sus pormenores y por la premeditación y sangre fría de Paola Fraga, autora intelectual -y también material- del episodio.

En el auto de procesamiento redactado entonces, se detalla cómo la ideóloga de los asesinatos planeó el crimen y revela el grado de obsesión al que llegó, a tal punto de insultar a su sobrino político antes de matarlo y de hablarse a sí misma en el momento de cometer los crímenes.

El documento señala que la mujer -docente, al igual que sus víctimas- «sufre de cleptomanía» y «le sustrajo las llaves (de la casa) a su concuñada e hizo una copia del juego, devolviéndoselas a los días».

Según una amiga de la fallecida, la víctima temía por su vida por la situación obsesiva de la asesina.

A tal punto que «se encargó de publicitar en los centros docentes donde dictaba clases (Liceo Nº 1, CERP del Norte y Colegio Saint Catherine), el desprecio que sentía por el hermano de su compañero y por la esposa de aquel, a quien llamaba despectivamente ‘esa negra’ (pretendiendo menoscabar su persona por considerarla de otra raza, lo que advierte una personalidad discriminadora y socialmente reprobable)», indica el texto.

El 7 de agosto de 2013, Paola Fraga tocó el timbre de la casa, que atendió su cuñado, Fernando Gau. Dos cómplices de Fraga, de 17 y 19 años «se escondieron en un lugar donde ella no los veía». El hombre fue asesinado luego por los sicarios a puñaladas en el cuello, y los tres criminales se quedaron en la casa aguardando a que llegara la esposa del occiso, Zuly Aguirre. Cuando la mujer entró «vio a los dos hombres, a su marido yaciendo en el piso de la habitación y pretendió escapar». «Sin embargo, éstos la tomaron de los cabellos, la tiraron al piso y la inmovilizaron», apuñalándola. La ideóloga del crimen le dio puntazos en el pecho a la mujer a modo de tortura.

Luego llegó el momento de ocuparse del «cabo suelto»: el pequeño Inti, hijo de la pareja. En aquel momento, los sicarios no quisieron matar al menor, de sólo 2 años, algo que hizo Fraga con sus propias manos.

Según el documento, asfixió al niño con un almohadón, sentándose encima. Mientras cometía los asesinatos, se repetía a sí misma «ahora vas a tener todo para vos».

El triple crimen habría sido cometido para hacerse con una residencia valuada en una fuerte suma en dólares y un terreno en el campo, que su compañero y el hermano de este habían heredado. Fraga presionaba continuamente a su pareja para que obligara a su hermano a vender las propiedades.

En febrero de este año, y tras largas instancias judiciales, la Fiscalía Letrada de 2° turno de Rivera presentó la acusación contra los tres criminales, y pidió para Fraga la pena máxima.

Finalmente, y según informa el medio binacional A Plateia, la Justicia dio lugar en las últimas horas a la solicitud fiscal, condenando a 45 años de cárcel a Paola Fraga, como autora intelectual del triple homicidio de la familia Gau Aguirre en Rivera y autora material del asesinato de su pequeño sobrino.

Asimismo, se dispuso la condena a 25 años de cárcel para uno de los sicarios, de iníciales F.G.P., que en la actualidad tiene 26 años.

Fuente Montevideo Portal

A %d blogueros les gusta esto: