Confuso hecho en Paysandú, aparece agente policial con rostro desfigurado. Lo habrían agredido y robado el arma.

Un hombre de 24 años que reviste funciones en el Área de Respuesta Policial (ARP) en Paysandú se encuentra internado en grave estado en el Centro de Cuidados Intensivos (CTI) de Comepa tras ser encontrado herido en el rostro en circunstancias muy confusas y de las cuales existen versiones contradictorias.

Al respecto, el diario sanducero EL TELEGRAFO consultó al jefe de Policía de Paysandú, Comisario General (r) Eduar Alvez, quien se limitó a descartar la versión que indica que tendría una herida de bala e indicó que, al momento, manejan la hipótesis de solo un accidente de tránsito.

LAS VERSIONES DISCORDANTES

De acuerdo a información recogida (no oficiales), próximo a las 6 de la víspera un llamado al 911 alertó sobre un hombre tanteando automóviles estacionados por la zona de Enrique Chaplin y Ayacucho en Paysandú y que habría dañado la ventanilla de uno. Al lugar concurrió un móvil cuyos efectivos encontraron a un muchacho con el rostro desfigurado, al punto que resultaba imposible identificarlo a primera vista. Estaba recostado en el asiento del acompañante de un Volkswagen Gol.

El hombre estaba apenas consciente, con serias heridas en la cabeza, por lo que los uniformados tomaron la billetera que portaba en el bolsillo de su pantalón en busca de saber su identidad. Así supieron que se trataba del agente Angelo Sebastián Farinha Suárez, quien se encontraba en horas francas de su labor. De inmediato fue trasladado al hospital Escuela del Litoral de la capital sanducera, donde le diagnosticaron politraumatismo grave de cráneo.
En primera instancia se presumió que tenía una herida de bala con orificio de entrada y salida en el cráneo, desde el mentón hacia arriba. Por tal motivo fue trasladado a Comepa donde se le practicó una tomografía, pero no se encontró munición alojada en el cráneo. Quedó internado en el CTI de la mutualista sanducera, donde se encuentra con respiración asistida.

QUISO COMUNICARSE POR SEÑAS

De acuerdo a versiones no oficiales que pudo conocer el diario sanducero EL TELEGRAFO de primera mano, cuando llegaron a la escena, los policías que lo asistieron intentaron obtener de parte de la víctima en procura de obtener pistas para esclarecer los hechos, pero Farinha Suárez no podía hablar. Presentaba fractura de maxilar inferior y superior, fractura de nariz, pérdida de piezas dentales y fractura de paladar. Sin embargo, habría intentado comunicarse mediante señas y sonidos dando la pista de que había sido atacado por al menos cinco hombres que le robaron el arma –una pistola Glock 9 mm– y la campera. Cabe mencionar que nada de esto fue confirmado por Jefatura de Policía.

Minutos después, en tanto, la policía fue alertada de un automóvil siniestrado sobre el cantero de Enrique Chaplin y avenida Ferreira Aldunate en Paysandú. Se trataba del auto de Farinha, un Ford Escort, matriculado como HBF 853.

Fue puesta en aviso la Fiscalía de Turno, que dispuso una serie de pericias técnicas que llevaron hasta el mediodía, tanto en el rodado siniestrado como donde estaba el hombre al ser encontrado por la Policía, en el terreno desde donde se habría recuperado el arma de reglamento y su campera, y otras respecto al recorrido que efectuó.

Un dato no menor en la investigación radica en que las cámaras de videovigilancia que posee el Ministerio del Interior captaron el momento del accidente de Farinha en el cruce de las avenidas.

Por lo que se pudo saber por versiones no oficiales, se ve al muchacho salir del vehículo siniestrado por sus propios medios y retirarse caminando por Enrique Chaplin al sur hasta perderse de vista, ya que la imagen no llega al cruce con Ayacucho, donde habría sido atacado.

ENCUENTRA VAINAS DE BALAS

Mientras el agente Angelo Sebastián Farinha continúa internado en CTI de Comepa en condición estable, la Policía trabaja en pos de esclarecer las circunstancias de lo ocurrido en la mañana del sábado cuando fue encontrado, con el rostro desfigurado, en el interior de un automóvil en la zona de Enrique Chaplin y Ayacucho. En tal sentido, en la tarde de ayer, los efectivos hallaron dos vainas que podrían ser del arma de reglamento –una Glock 9 mm– que éste llevaba consigo al momento del hecho. Según pudo constatar el diario EL TELEGRAFO en el lugar, las vainas estaban entre el pasto del terreno baldío donde aparecieron el arma y una campera del agente, a unos 300 metros de donde fue encontrado él. En ese lugar ya habían buscado –fuentes consultadas precisaron que se llegó a utilizar un detector de metales– pero el resultado había sido negativo. Sin embargo, pasadas las 15 de la víspera, los efectivos peinaron una parte del terreno –junto a un muro de una casa lindera– y recuperaron las dos vainas. Si bien en principio la investigación del caso se centró en un accidente previo que el agente sufrió con su auto en la rotonda de Chaplin y avenida Ferreira Aldunate, con el paso de las horas fue tomando más fuerza otra hipótesis –al menos extraoficial– que refiere a que podría haber sido víctima de una rapiña o atentado contra su vida. Al ser identificado por efectivos que concurrieron al llamado de que un hombre estaba tanteando autos, Farinha habría intentado comunicarse mediante señas, dando la pista de que lo habían atacado al menos 5 hombres que le robaron el arma y la campera. En el ataque Farinha fue herido con un proyectil, aunque desde Jefatura ese extremo fue descartado y se dijo que aguardan el informe médico correspondiente. El impacto –de acuerdo a versiones no oficiales– dejó orificio de entrada en la parte inferior de la cara y salida en medio de los ojos, no llegando a dañar parte del cerebro o el aparato ocular.

Foto y Fuente El Telégrafo

A %d blogueros les gusta esto: