GACH marca escenario de «riesgo» con el retorno de la presencialidad

Los científicos plantean la necesidad de un compromiso por parte de toda la comunidad educativa para gestionar riesgos

«Mantenemos lo mismo que la mayoría de las organizaciones internacionales: las escuelas deben ser lo último en cerrar y lo primero en reabrir. Ese concepto marca que uno tiene que hacer todas las posibles intervenciones para disminuir la circulación y los casos, para abrir las escuelas en forma segura y sostenible en el tiempo, evitando marchas y contramarchas. Acá no se dio ese concepto, pero estamos de acuerdo porque el impacto que tiene el cierre es enorme. Es muy importante. No es compensable y tiene efectos a corto y largo plazo”. Con estas afirmaciones el neuropediatra Gabriel Gonzáles, integrante del GACH, hacía referencia a la confirmación del retorno a la presencialidad en educación a partir del lunes.

El gobierno maneja un cronograma de apertura de los centros educativos hasta el 27 de junio, pero fijó solo tres fechas, que fueron anunciadas ayer en conferencia de prensa. El próximo lunes comenzarán las rurales unidocentes, el 10 de mayo las escuelas rurales de menos de 50 alumnos y educación inicial a nivel público y privado, y el 18 el primer ciclo educativo, menos para Montevideo y Canelones.

El presidente de la República, Luis Lacalle Pou, aclaró que en el resto de los niveles los inicios aún no fueron fijados, porque depende de la evolución de la situación sanitaria, que espera sea mejor a mediados de mayo. El gobierno espera poder tener la totalidad del sistema funcionando en forma presencial antes del 27 de junio.

Nos quedan uno o dos meses probablemente complejos, dijo Gonzalez a Infotnu. Por lo que hay que seguir trabajando para disminuir la circulación comunitaria del virus, que está en su nivel máximo. Por los números en todo el país y porque el sistema de salud tiene una capacidad limitada. Por más que se hayan puesto camas, todo el sistema está saturado y el 50% de los casos fallecen en el primer nivel de atención, indicó.

Gonzalez fue uno de los responsables de un informe con fecha del 27 de abril, en el que el GACH, ante la confirmación de los planes del gobierno para reactivar las aulas presenciales, agrega consideraciones específicas a las ya hechas el 7 y el 28 de febrero.

El momento actual de la epidemia es peor que el 23 de marzo, cuando se suspendió la asistencia a los centros educativos. Se triplicaron las muertes, los contagios diarios pasaron de 1900 a 2900, y “la capacidad de respuesta del sistema de salud se encuentra limitada”, subraya el equipo de científicos.

Sostiene que el escenario para avanzar hacia una presencialidad plena y segura es de riesgo y que el retorno debe ser paulatino, progresivo y monitorizado. Desde los grupos etarios más bajos y las escuelas rurales, regionalizando de acuerdo al riesgo epidemiológico y dejando un período de tres semanas para evaluar los impactos.

Los científicos marcan la necesidad de lograr un compromiso por parte de toda la comunidad educativa para gestionar riesgos, enfatizando los cuidados para evitar contagios intrafamiliares que puedan ser llevados a los centros educativos. Insta a seguir los protocolos vigentes y recibir las vacunas para los grupos recomendados, incluida la antigripal para los niños.

Fuente RNU

A %d blogueros les gusta esto: