Nuestros científicos y la Pandemia

Escribe Diputado Constante Mendiondo

La pandemia del SARS Cov-2 (coronavirus) puso a la humanidad frente a enormes desafíos. En cada país del mundo fueron puestas a prueba las fortalezas sanitarias, el desarrollo científico, infraestructuras y recursos, entre muchas otras cosas. En Uruguay desde el 16 de abril del año pasado, a un mes de los primeros casos positivos, 13 de marzo, se nos hizo costumbre la sigla GACH (Grupo Asesor Científico Honorario). Las caras visibles han sido sus tres coordinadores: Rafael Radi, Henry Cohen y Fernando Paganini, pero detrás de ellos una cantidad enorme de científicos (superó los cincuenta). Como lo indica la sigla, honorarios, pusieron al servicio de los uruguayos todo su conocimiento.

El GACH ha sido valorado y distinguido en el mundo. Una fortaleza que nuestro país tenía y tiene en un marco de discreción, no por ello oculta una política de estado que invirtió en las ciencias. Más bien las terribles circunstancias de la pandemia nos permitió comprobar lo que poseemos. Su labor, el asesoramiento científico. Lo hicieron y lo hacen, siempre serán un recurso invaluable. El Grupo Asesor Científico Honorario más que esta última palabra han sido de Honor. Es clarísimo que hubo momentos de este largo período de quince meses donde se dio en los hechos un círculo absolutamente virtuoso entre lo científico, lo político y la sociedad. Hubo otros períodos en que ese círculo no fue tan exitoso, pero seguramente la debilidad por el único lugar que no llegó fue por los científicos. Lejos, no tanto, del proceso de la pandemia los investigadores de la historia con la objetividad correspondiente pondrán las cargas en cada lugar. Seguramente las decisiones políticas y de la sociedad serán merecedoras de un escrutinio más profundo y riguroso.

Los científicos uruguayos siempre han sido ejemplo. Voy a cometer muchísimas omisiones, pero no puedo dejar de mencionar a Clemente Estable, Teodoro Vilardebó, María Antonieta Rebollo, Anita Aisenberg, María Teresa Sande, Orestes Fiandra, y muchísimos más entre los fundadores. El Instituto Clemente Estable, las distintas facultades de la UDELAR vinculadas a la ciencia, el CUDIM, la ANII, el INIA, el Instituto Pasteur, junto a nuestros olvidos, son prueba de un camino. La pandemia nos permitió atesorar su recorrido.

Esta diputación desde el primer día ha tomado al GACH como su referencia para la toma de decisiones y para la comunicación. Es de nobleza admitir que cuando las decisiones institucionales ignoraban el asesoramiento científico, también fuimos muy duros. Con insistencia se hace mención a la finalización de este modelo creado a partir del 16 de abril del año pasado. Es el cambio del formato de vínculo; nuestros científicos, orgullo nacional, siempre estarán ahí para tranquilidad de todos los uruguayos. De eso no tenemos dudas.

Se han planteado dos formas de reconocerlos: el Prof. Yamandú Orsi, diez años secretario general de la Intendencia de Canelones y desde el 2015, Intendente. Hombre cercano y colaborador del Dr. Marcos Carámbula, continuador de su obra, que siendo fiel al mismo, verdadero referente en este período en donde la articulación política no ha sido fácil, ha propuesto un homenaje desde cada uruguayo, aplausos, bocinazos, expresiones varias, etc. En definitiva, lo que plantea el Prof. Orsi es que cada uruguayo se exprese como pueda, pero que se exprese.

Otro político de talante amplio y mirada inclusiva, el colega Representante Nacional Iván Posada, propuso el pasado martes 15, en carta enviada a la Presidenta de la Asamblea General, Esc. Beatriz Argimón, “convocar a Asamblea General a efectos de tributar homenaje al Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) por sus notables aportes al Gobierno de la República, al Parlamento y a toda la sociedad, en referencia a la prevención, el diagnóstico, el tratamiento, la vacunación y la mitigación de la pandemia por Covid-19. Con esta iniciativa pretendemos en nombre de la sociedad que representamos, realizar un reconocimiento especial al GACH como forma de testimoniar el agradecimiento de todos los uruguayos a su conocimiento, dedicación y trabajo, brindado en forma honoraria, a través de recomendaciones de altísimo valor para enfrentar la pandemia”.

Nuestra diputación se siente absolutamente representada por las iniciativas del Intendente de Canelones, Yamandú Orsi, y por el Representante Nacional, Iván Posada. Y nos parecen adecuadas las dos, que nuestros científicos reciban el reconocimiento institucional en el Parlamento, y que de alguna manera, como pueblo, les agradezcamos por lo que han realizado. Es tiempo de agradecer a la ciencia y su gente: los científicos del Uruguay.

-Tany Mendiondo-

A %d blogueros les gusta esto: