Ricardo Saráchaga expone obras en Terminal Young

El Arq. y Artista Plástico, Ricardo Saráchaga está presentando sus obras en la recientemente inaugurada, Terminal de Ómnibus de Young.

“Vengo de una familia de artistas, especialmente mi madre y mi hermana. El artista plástico es algo que deriva y está estrechamente ligada a mi profesión de arquitecto.

Lo que hago es un trabajo descriptivo de la realidad a través del dibujo y ahí es donde surge la parte artística.

Lo que hago a veces es involucrar varios temas en una misma obra, combinando temáticas.

Los paquidermos, animales de contextura y piel rugosa, me cautivaron en principio y comencé a hacer dibujos como un divertimento, utilizando ese tipo de temática.

El hecho artístico se da por añadidura, existe. No me considero un artista consumado sino que estoy en un trabajo de investigación.

Hace un tiempo, en la filial Paysandú de Bellas Artes, hice un curso de Escultura en Madera y Cemento y algún momento, hace como 10 años, participé de una exposición en Casa de Cultura en Young,

Quiero agradecer infinitamente a la Prof. Karina Sánchez que me invitó a presentar mis trabajos y a mi familia; a mi madre y hermana que me ayudaron a enmarcar y preparar la muestra”.

Breve reseña:

“Ricardo Saráchaga Olivo, es un talentoso artista rionegrense, oriundo de la ciudad de Young. Actualmente reside en Montevideo. De profesión Arquitecto y Docente de Matemáticas.

A nivel artístico se define como autodidacta y profundamente inspirado por las líneas, los paisajes urbanos y por la textura de la piel de los paquidermos.

Es así que alternan en su obra paisajes urbanos con elefantes, rinocerontes e hipopótamos. Encontramos en su obra, más allá de que él lo niegue, un virtuoso artista plástico, con un nivel de expresividad que colocan su obra en un lugar destacado, en cuanto a técnica y temática.

En sus trazos confluyen los estudios de anatomía de Da Vinci, las formas semi humanas de Henry Moore y la capacidad de captar la luz de Turner.

También se esconden en sus motivos urbanos, la música de Mateo, de Cabrera, del Jaime y Mandrake. El eclecticismo de su obra es innegable. Siempre firme en sus convicciones de no mercantilizar el arte, nutriéndose de la academia, sin descuidar lo cotidiano.

Es así que encontramos en él un gran artista de bajo perfil”.

A %d blogueros les gusta esto: