«Tuve que matar y maté» dijo Gilberto Vázquez

El exmilitar compareció ante el tribunal militar por su fuga del Hospital Militar y solo por eso fue sancionado

Tras un pedido de acceso público a la información, Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos accedió a una serie de documentos y actas relacionadas, entre otras cosas, con el tribunal de honor llevado adelante contra el coronel retirado Gilberto Vázquez en 2006. En el acta número 10, que presentarán en conferencia de prensa este viernes al mediodía, y a los que tuvo acceso Informe nacional, Vázquez afirma: “tuve que matar y maté, y no me arrepiento”.

Vázquez fue condenado a 25 años de prisión por delitos cometidos en el marco del Plan Cóndor por 28 casos de homicidios especialmente agravados y a 30 años por participar en el secuestro y desaparición de María Claudia García de Gelman. Actualmente, con 75 años, cumple prisión domiciliara en el departamento de Rivera.

El exmilitar compareció ante el tribunal militar porque se había fugado del Hospital Militar mientras se procesaba su pedido de extradición a Argentina. El tribunal lo sancionó con falta grave. No por los asesinatos, torturas ni su participación en el llamado segundo vuelvo, sino por la fuga.

Mientras que los integrantes del Tribunal de Honor insisten en su decisión de entonces de fugarse ante la posibilidad de ser extraditado a la Argentina y su compromiso de honor para con sus superiores por este tema, el militar violador de los derechos humanos sostuvo: “Yo era un soldado e hice lo mejor que pude; tuve que matar y maté, y no me arrepiento. Tuve que torturar y torturé, con el dolor en el alma, y me cuesta muchas noches dormir acordándome de los tipos que cagué a palo, pero no me arrepiento”.

El militar integró el Órgano Coordinador de Operaciones Antisubversivas (OCOA) durante la dictadura y ante preguntas relacionadas con el detalle de su fuga del Hospital Militar, Vázquez prefiere responder que estaba “contento” de estar en un tribunal de honor porque siempre andan con “gregré” y les dicen que son “ladrones, asesinos e hijos de puta” pero en realidad los militares se “rompieron el culo” dejando a “los camaradas muertos” y a “las viudas y los muertos tirados ahí” y se “callaron la boca”.

Vázquez también habló sobre la Comisión para la Paz, creada en 2000 por el presidente Jorge Batlle para buscar la verdad sobre los desaparecidos. “Lo peor fue la Comisión para la Paz porque no hubo ninguna versión nuestra, fueron dos o tres traidores a declarar por la de ellos pero el Ejército no dijo nada. Entonces, vamos a quedar para la historia y le enseñan a mis nietos que yo era un asesino y yo no soy un asesino ni un hijo de puta”.

Además, admitió su participación en Argentina en la coordinación represiva de la región, habló del segundo vuelo y del caso del militante del PVP Adalberto Soba, secuestrado y desparecido en setiembre de 1976 en Buenos Aires.

“Yo tuve que ver con el caso Soba, estuve prácticamente dos años trabajando en Argentina. Tengo que ver con el segundo vuelo, con el primer vuelo, con casi todas las cosas que pasaron allá, menos la Gelman. Esas porquerías no las hubiera permitido de ninguna manera”, afirmó Vázquez.

Sobre el llamado caso Gelman y la desaparición de María Claudia García en Uruguay, el represor afirmó textualmente: “no fue una operación militar” y “esa porquería” no era parte de su participación.

Hay dos elementos que tienen que ver con acciones planificadas en democracia contra políticos del Frente Amplio y contra el expresidente Tabaré Vázquez, que también detalla Gilberto Vázquez en el documento. “Las cosas no se manejan militarmente así nomás”, indicó y señaló que en 1989 la Junta de generales tuvo información de que iban a “haber atentados” por lo que decidieron tener “una respuesta oficial”. Afirmó que “se marcaron cuatro objetivos (…) Eleuterio Fernández Huidobro, León Lev, Hugo Cores y otro que no recuerdo (…) los empezamos a marcar a todos en la calle, al final nos saludaban y al Ñato Fernández Huidobro, que yo tenía conocimiento profundo, le dije: ‘Mirá, Ñato, si algo sale mal, te vas para arriba’”.

No existe en el acta ninguna repregunta sobre la serie de delitos asumidos ante cada respuesta. Consultado por el Tribunal sobre qué iba a hacer tras su fuga, ya que había afirmado que quería “comunicarse con la prensa, cosa que no podía hacer por su compromiso verbal con el comandante de la División de Ejército 1, Vázquez respondió: “y además, para ejecutar gente, para matar gente, entre ellos el señor presidente de la República”. En 2006 el presidente era Tabaré Vázquez.

Informe Nacional RNU

A %d blogueros les gusta esto: