Víctima de abuso en «Operación Océano» relató detalles de la relación con los adultos

Según su testimonio, era contactada por internet e iba a reuniones con una amiga por su seguridad y miedo. Aseguró que la mayoría nunca le pidió la cédula.

Una de las víctimas de abuso, dentro de la denominada “Operación Océano”, dijo que iba a las reuniones con adultos mayores acompañada por una amiga, porque tenía miedo.

Según publica el diario El País, las dos chicas tenían 16 años y eran contactadas por hombres adultos en portales de citas en internet, como Badoo, Tinder y Locanto.

Luego las conversaciones continuaban por Whatsapp, donde surgía el primer encuentro con el objetivo de conocerse.

Según la publicación, concurrían a un restaurante o una pizzería para charlar. Rara vez ambas chicas daban detalles de su vida. “Contábamos lo básico”, dijo una de las jóvenes en la Fiscalía.

La víctima dijo que por, “seguridad y por miedo”, generalmente iba con su amiga a los encuentros con los adultos, la mayoría de ellos empresarios, comerciantes y profesionales de distintos ramos.

Aseguró que la mayoría de estos hombres no le pidió el documento de identidad. La menor reconoció que tenía dos cédulas que no eran suyas.

La joven afirmó que integraba un grupo de cinco chicas, entre ellas estaba la chica que apareció muerta en aguas del arroyo Solís Chico. El grupo realizaba “intercambios económicos” con adultos a cambio de actos eróticos o fotografías.

Según El País, la víctima dijo que les pagaban sumas de dinero que oscilaban entre US$100 y US$300.

La chica contó que en una oportunidad un adulto, que conoció en la página de citas Locanto, le “ofreció trabajar con él. Me propuso a mí y a mi amiga un apartamento”, dijo la chica.

Los explotadores sexuales debían pagar $3.000 a cada una de las entonces adolescentes a cambio de mantener relaciones, explicó la víctima. “Le dije que no”, relató.

Fuente subrayado y El País

A %d blogueros les gusta esto: