Vuelve el caso de la mansión del «sexo»

Víctor Della Valle dijo que se cayó el móvil económico del crimen y que el profesor asesinado «si no era un proxeneta, era un rufián».

El Dr. Víctor Della Valle, defensor de Lulukhy Moraes en el juicio por el asesinato del profesor Edwar Vaz que se viene sustanciando en estos días, dijo a FM GENTE que “el caso ha tenido una vuelta de tuerca muy importante”. Informó que su estudio defiende también a Leticia Giachino. “Por estrategia, la defiende mi sobrino, el Dr. Alejandro Balbi”, destacó.

Además, explicó que “el cambio importante” obedece a que “dos escribanos públicos de Maldonado, que actuaron en las compra-ventas que hubo y en el reparto de bienes, declararon con documentos y protocolos a la vista, que toda la distribución y separación de bienes fue hecha de común acuerdo, ante escribanos públicos… El divorcio fue hecho también ante abogados prestigiosos de Maldonado”, subrayó.

“Y creo que eso ha destrozado el móvil económico del que hablaba la Fiscalía”, afirmó.

Della Valle agregó que “además es público y notorio, aunque la fiscal un poco trató de ocultarlo, de que algún dinero se había hecho, en principio, por la prostitución… Pero la prostitución era fomentada y dirigida por el fallecido. Y no quiero hablar mal del muerto, pero es la realidad”.

Dijo que “Leticia Giachino consiguió un novio argentino, que era jefe de Gabinete del presidente Menem… Lo voy a nombrar porque se lo hizo en el juicio y en la prensa: el señor Jorge Rodríguez. Él le pagó los solares, la construcción de la mansión… Gastó 200 o 300 mil dólares, dicho por los propios escribanos que venían con la plata. Y cuando se vendió, la casa era de Leticia. La plata era de ella”.

“Después ella puso dos inmuebles y dos automóviles a nombra del matrimonio. Y por eso se le dio una parte en dinero, un apartamento y un automóvil al fallecido, que firmó de conformidad, quedando absolutamente conforme con el abogado, que hizo el divorcio de común acuerdo”, expresó.

“O sea que no había ninguna reclamación. Lo que pasa es que fue un hombre acostumbrado a vivir sin trabajar… Además, se descubrió que como profesor faltaba mucho, que tuvo varios sumarios en Secundaria, que tenía un médico amigo que le certificaba las faltas”, señaló.

Destacó que Vas “era un profesor que ganaba 20 o 25 mil pesos por mes. Si no era un proxeneta, era un rufián, que vivía a costilla de las mujeres”.

“Hubo un cambio muy importante, que yo creo que va a ser valorado”, destacó el abogado.

FM Gente Maldonado

A %d blogueros les gusta esto: